• Portada
  • Noticias
  • El último aparato ya fue «apagado»: Chile se despide de los teléfonos públicos

El último aparato ya fue «apagado»: Chile se despide de los teléfonos públicos

Image

En un anuncio que marca el fin de una era, Fernando Saiz, director de Asuntos Públicos de Movistar Chile, confirmó la eliminación total de los teléfonos públicos en el país. La revelación se hizo durante el Mobile World Congress en Barcelona, España, destacando un cambio significativo en la comunicación nacional debido a la amplia masificación de los teléfonos celulares.

Según reportes de El Mercurio, la decisión se debe a la obsolescencia de estos dispositivos en la era digital actual, donde «los teléfonos públicos se han convertido en una curiosidad», según palabras de Saiz. El último aparato fue oficialmente «apagado» este 2024 por el gerente general de Movistar, Roberto Muñoz, simbolizando el cierre de este capítulo de la telecomunicación en Chile.

Sin embargo, no todo es despedida. En un gesto hacia la historia y la nostalgia, Movistar ha decidido mantener en funcionamiento el icónico teléfono público de Cachiyuyo, localidad de la Región de Atacama. Este teléfono no solo representa una pieza de la historia local, sino que también simboliza los esfuerzos de inclusión y conectividad en una época de transición democrática en el país.

Además de este cambio significativo, Movistar enfrenta el desafío de retirar miles de toneladas de cable de cobre que quedaron obsoletas tras la desaparición de los teléfonos públicos. Para 2024, la compañía planea retirar más de 7.000 toneladas de cobre, una tarea que, según Saiz, «durará muchos años» y que equipara a la producción de una minera mediana.

En otra medida importante anunciada en el Mobile World Congress, Movistar se compromete a mejorar la seguridad de los usuarios chilenos. A partir de marzo, todos los celulares vendidos por la compañía en Chile incluirán un software especial que los hará inutilizables en caso de robo, impidiendo su funcionamiento en cualquier red nacional.

Este conjunto de medidas refleja no solo un cambio en la infraestructura de telecomunicaciones de Chile, sino también un compromiso con la seguridad y la modernización tecnológica en el país.

Compartir: